American Independent Business Alliance

Los negocios deben estar abiertos a todos

Los negocios deben estar abiertos a todos

Por Jeff Milchen

Una joven pareja, al final de un largo viaje en carretera durante el invierno en las Montañas Rocosas, decide descansar a la noche y continuar el viaje al amanecer. No hay razón para buscar descuentos en hoteles o leer los comentarios en línea. Ven un hotel en la ciudad y se alegran cuando el cartel de neón anuncia “Habitaciones disponibles”. Llegan al lugar y el encargado les pregunta: ¿Ustedes son una pareja?

Dicen que sí, y el encargado se niega a aceptarlos en el hotel, diciendo que su fe desaprueba los matrimonios interraciales. Aunque esa historia parece ser una reliquia de la época antes de la Ley de Derechos Civiles, el caso que se argumentó ante la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos el 5 de diciembre de 2018 podría significar el regreso a aquella época en la que se le permitía a los dueños de negocios selectivamente negar sus servicios.  

El caso, llamado (en inglés) Masterpiece Cakeshop v. Colorado Civil Rights Commission, se refiere a la negativa de Jack Phillips de crear un pastel para una pareja de hombres celebrando su matrimonio, explícitamente indicando que la razón era que ellos son homosexuales.

Charlie Craig y David Mullins llevaron con éxito a Phillips a la corte para impedir que él repitiese esas acciones en el marco de la Ley de Colorado contra la Discriminación, que prohíbe a los negocios abiertos al público negar servicios por razones de raza, religión, género u orientación sexual. Phillips entonces argumentó que se trataba de un caso de libertad de expresión y de libertad religiosa, sosteniendo que pedirle a su negocio que prepare un pastel para una pareja esencialmente lo fuerza a convalidar un estilo de vida que él considera inmoral. Ese argumento fue rechazado por las cortes de primera instancia.

Lo invitamos a usar este gráfico en su sitio web o sus redes sociales (pulse aquí para la versión alargada). También ofrecemos la versión en inglés, estilo calcomanía (autoadhesivo).

Como un defensor de los pequeños negocios durante muchos años, no respaldo el punto de vista de Phillips y temo que su argumento haría que las leyes de Colorado sobre acomodaciones públicas se vuelvan inoperantes. Quizá la dueña de una imprenta se niegue a imprimir volantes de una organización con la que ella no esté de acuerdo (claramente una actividad que está más cerca de libertad de expresión que la pastelería). La libertad de religión y la libertad de expresión son la base sólida de los valores estadounidenses, pero no proveen ninguna justificación para discriminación.

La Alianza Americana de Negocios Independientes (AMIBA), de la cual soy codirector, respalda las leyes de acomodaciones públicas y se unió a un documento presentado ante la Corte Suprema argumentando que esas reglas son necesarias para salvaguardar los derechos civiles. Decidimos involucramos porque la discriminación por parte de cualquier negocio sirviendo a la comunidad afecta a todos los emprendedores. “Cuando los consumidores tienen razones para preocuparse que algunos de los negocios en las principales calles de sus ciudades podrían negarse a servirlos, toda la comunidad de negocios sufre”, decimos en nuestro documento.

Y se comprobado que eso es verdad no sólo de comunidades, sino a nivel de estados. En 2016, la legislatura de Carolina del Norte aprobó una que invalidó la ordenanza de Charlotte contra la discriminación de la comunidad LBGT y que exige que las personas usen los baños públicos correspondientes al sexo que figura en su certificado de nacimiento. Muchas personas, actores, empresarios y planificadores de eventos boicotearon y protestaron esa nueva ley estatal. Aunque algunos pequeños negocios respaldaron la ley, muchos sufrieron y el estado perdió más de $3 mil millones de dólares en negocios antes que esa ley fuese parcialmente abolida.

Aunque la pareja de Colorado podría haber ido a otra pastelería que los aceptase, permitirle a un negocio que discrimine a sus clientes invita a problemas mayores. En un caso de 2015, un pediatra de Michigan se negó a tratar a un infante sólo porque sus madres son lesbianas. Y a una pareja gay o interracial se le niega alojamiento y se la obliga a conducir en condiciones peligrosas o muy cansados que los pone en peligro a ellos y a otros.

La Ley Federal de Derechos Civiles explícitamente prohibe discriminación racial en acomodaciones públicas, pero no hace referencia a preferencias sexuales. Colorado es uno de los  21 estado con leyes que explícitamente menciona orientación sexual.

Aceptar argumentos basados en creencias religiosas como la base de discriminación podría poner en peligro los derechos de muchas personas. Esa amenazante posibilidad motivó a grupos defensores de los derechos a los incapacitados a presentar un documento advirtiendo que “Muchas expresiones de fe cuentan con textos citables en los que se rechaza a personas con incapacidades”. Si se socavan las leyes de acomodación, los ateos y otras minorías religiosas también podrían ser abusados.

AMIBA y los otros grupos que firmaron el documento presentado ante la Corte Suprema dejaron en claro que el Sr. Phillips solamente habla en su propio nombre y que los dueños de pequeños negocios independiente en su gran mayoría reconocen la responsabilidad moral e servir y tratar a todos por igual. Y muchos van aún más allá y se convierten en líderes en sus comunidades para fomentar proactivamente la diversidad y ayudar a crear un ambiente seguro para todos.

En una acción sin precedentes en la época moderna, la Administración Trump hizo que el gobierno de Estados Unidos enviase un documento a la Corte Suprema oponiéndose a las leyes de derechos civiles en Colorado. Los estadounidenses deben ahora confiar que el Tribunal Supremo respaldará las leyes de Colorado, pero la acción de la Administración Trump es una clara indicación que ya no se pueden tomar por concedidos nuestros derechos civiles.

Jeff Milchen es el codirector de  American Independent Business Alliance con sede en Montana y de la campaña Business Against Bigotry.

Gracias a Francisco Miraval de Project Vision 21 por esta traducción.

 

Read or share this article in English 

Más Recursos de AMIBA en Español

Submit a Comment

Pin It on Pinterest

Share This